La historia

Lone Mortensen, la madre de Eline y Andreas, siempre conseguía empezar el día con buen pie combinando las actividades matutinas con juego y risas. Su marido Peter pensó: “¿Cómo podría yo conseguir que por las mañanas todo fuese tan bien como con Lone?”

El interés de Peter por los smartphones hizo que se le ocurriese la idea de crear una aplicación que combinase las actividades matutinas con las posibilidades de un móvil de un modo tan simple e intuitivo que los niños pudiesen utilizarla incluso sin ayuda… y al mismo tiempo pasarlo bien.

Peter: “Creé una aplicación simple en un smartphone para ver si la idea funcionaba, y fue realmente muy sencillo. La probamos con nuestros hijos y funcionó de maravilla. En lugar de tener que pasarme el rato metiendo prisas a los niños, me pedían ellos la aplicación para ponerse a hacer sus actividades matutinas. Creo que su récord de levantarse, ir al baño y vestirse está en 2 minutos 30 segundos, y además contentos y pasándolo bien con la aplicación. Ahora las mañanas nos dan mucho más de sí.”

iStock_000021395371_Small

Lone, licenciada en pedagogía, aporta la vertiente pedagógica a la aplicación.

Lone: “Para mí lo importante era garantizar que padres y niños aprendieran y reflexionaran acerca del tiempo que pasan juntos durante la rutina de todas las mañanas. La aplicación es una herramienta, no un libro de instrucciones. Es flexible y puede personalizarse según el nivel de autonomía del niño, y qué actividades debe realizar por la mañana cada familia concreta.

Hace que los niños tengan ganas de prepararse para el día y hacer sus quehaceres jugando. Disfrutarán de la satisfacción de llevar a cabo las actividades diarias importantes, se concentrarán y no se dejarán distraer, porque experimentarán las rutinas como un juego. Se dejarán llevar por la aplicación y por la actividad que estén realizando. Gracias a esta aplicación, la rutina matutina será familiar para los niños; y puesto que el orden de las actividades siempre es el mismo, los niños sabrán lo que tienen que hacer por las mañanas.

Los padres podrán centrarse en sus propias tareas, sin interrumpir al niño y sin tener que repetirle todo lo que tiene que acordarse de hacer. Una mañana llena de armonía para usted y para sus hijos.

Muchos de nuestros amigos y conocidos nos contaron que se enfrentaban a los mismos problemas por las mañanas; por eso decidimos encargar una aplicación profesional que permita que otras familias también tengan ayuda por las mañanas. Así se empieza el día con buen pie, lo que también ayuda a que el niño empiece bien el día en la guardería o la escuela. Además, los padres van a trabajar de mejor humor.”
Lone Vieland Mortensen, licenciada en pedagogía.